Las XII tablas: Publicación de Información Jurídica

Está Ud. en: Artículos > JOSÉ NAVEIRAS ESCANLAR Pepe, «el Ferreiro»

Artículos

 

 

JOSÉ NAVEIRAS ESCANLAR Pepe, «el Ferreiro»

5 de Junio de 2017 | Cuenta la leyenda que Salime debe su denominación al diablo, que, al emerger del agua y aferrarse a la orilla, le dio nombre. No de Salime, sino de Grandas de Salime, «salió» una de las mentes más sensatas y creativas del siglo XX. Pocas personas en la historia tienen la oportunidad, la inteligencia y la intuición para vincular su nombre a su pueblo natal, y menos aún para situar a este en el mapa. Picasso y Málaga, Velázquez y Sevilla, Dalí y Figueres, Nadal y Manacor y, mutatis mutandis, Pepe «el Ferreiro» y Grandas de Salime.

JOSÉ NAVEIRAS ESCANLAR Pepe, «el Ferreiro»

Se define a sí mismo como «tonto sentimental e iluso». De tonto tiene lo justo para pasar el día. Sí es, sin embargo, sentimental e iluso. Se emociona con facilidad con las muestras de amistad y de cariño, y se dejó engañar en muchas ocasiones al pensar que el resto del mundo operaba con la misma buena fe que inspira cada uno de sus actos.

Tuve el honor de compartir charla con él hace unos días con ocasión de realizar el último tramo asturiano del Camino de Santiago, que finaliza en Grandas, antes de adentrarme en Galicia por el puerto del Acebo. Como siempre, me vino a la mente la película «Casablanca», en especial la famosa frase de Ingrid Bergman: «tócala otra vez, Sam». Cuéntamelo otra vez, Pepe; cuéntame otra vez el proceso de recuperación de la sillería de pizarra del pueblo de Salime con la que rehabilitaste el edificio de la rectoral que alberga actualmente el Museo Etnográfico. Y Pepe, sabedor de que ya me lo contó docenas de veces, pero inasequible al desaliento, relata de nuevo uno de los pasajes más brillantes del proceso de creación del emblemático museo.

Dos arquitectos, dos aparejadores y un ingeniero industrial reconocieron la importancia de recuperar aquella sillería, pero los procedimientos que propusieron para ello eran costosos y complicados. Relegaban la lógica de las cosas sencillas a la que estaba acostumbrado el «humilde» ferreiro. Unos bidones reciclados soldados a tubos de diferentes dimensiones, unos tablones de madera y una pequeña plataforma de tablas conformaron una barcaza ensamblada con alambres. Se calculó el peso partiendo del volumen y se recurrió a la técnica de que la carga quedara por debajo de la línea de flotación, de tal manera que cada piedra perdía de su peso el volumen de agua desalojada. Se aprovechó una bajada del nivel de las aguas por razones de mantenimiento de la presa para atar las piedras a los bidones y se esperó a que dicho nivel fuera subiendo para que la «potente flota naval» (en palabras de Pepe) hiciera su trabajo e izara la preciada carga a la superficie. Solo un genio con una inteligencia natural desbordante es capaz de hacer sencillo lo imposible.

Son muchas las anécdotas que salpican la fructífera existencia de Pepe. Una de las más graciosas me la recuerda Salvador Rodríguez Ambres, funcionario ejemplar, cuya contribución a la historia del museo y de la propia Grandas, debe ser adecuadamente resaltada. Asistían ambos a una romería en la ermita de Bedramón, donde se celebraba la tradición del agua. Pretendían recoger testimonios de los vecinos sobre el origen de esta fiesta. Pepe se encargaba de las entrevistas y Salvador, del reportaje fotográfico. Habían acudido en un Land Rover de Pepe Cachafeiro, a la sazón alcalde de Grandas, que carecía de llave de contacto y arrancaba con un destornillador. Al regreso intentaron poner en marcha el vetusto todo terreno y, cuando iban por el sexto intento sin conseguirlo, Pepe volvió la cabeza hacia la ermita y exclamó: «Que a Virxen de Bedramón nos axude». Giró el destornillador y el Land Rover arrancó. Dos agnósticos invocando la intervención de la Virgen: curioso y efectivo. ¿Se habrán convertido?

Es autor de frases lapidarias: «El ferreiro debe medir corto y el carpintero largo. El hierro estira, la madera sobrante se puede cortar».

Sus intervenciones parlamentarias, de las que fui testigo presencial, fueron ejemplo de sentido común, de sinceridad y de denuncia social.

La Administración no lo trató bien porque la política está plagada de mediocres que, por serlo, no se entienden con los genios.

Son las fiestas de la Ascensión ocasión propicia para recordar la obra de Pepe «el Ferreiro» y rendirle tributo de admiración. Creó un oasis en el desierto.

Editor: Administrador

Colaborador: Ignacio Arias.

Comentario

Comentarios (0):

  • No hay comentarios
Añadir Comentario

Envíanos tu comentario:

Formulario de Nuevo comentario

Escribe el texto de la imagen:

simple_captcha.jpg
(6 caracteres)

Volver

EDITADA POR:

Visite la página de Mijares Abogados

 

Últimos Artículos

  • Artículos

    LA CASERÍA ASTURIANA

    18 de Mayo de 2018 | Ya casi como una tradición venimos vinculando la festividad de La Ascensión con alguna de las figuras que integran nuestra Compilación del Derecho Consuetudinario Asturiano, a cuya investigación y posterior redacción hemos tenido el honor de dedicar unos cuantos años de nuestra vida profesional.

  • Artículos

    UNA SENTENCIA INTRAGABLE, UN VOTO PARTICULAR IMPRESENTABLE

    18 de Mayo de 2018 | Trescientas setenta páginas, de las cuales ciento treinta y tres corresponden a la sentencia y doscientas treinta y siete al voto particular.Las leí con detenimiento, subrayando. No me voy a convertir en experto penalista de la noche a la mañana, pero creo que tengo el suficiente sentido jurídico común para poder opinar.

  • Artículos

    PRESUPUESTOS

    8 de Mayo de 2018 | El Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado constituye, sin ninguna duda, el más importante de todos los que puede proponer el Ejecutivo. Además de su definición legal como «expresión cifrada, conjunta y sistemática de los derechos y obligaciones a liquidar durante el ejercicio por cada uno de los órganos y entidades que forman parte del sector público estatal», tiene un claro componente político al reflejar, en números, el programa político del Gobierno de turno.

  • Artículos

    CIFUENTES Y LA UNIVERSIDAD

    3 de Mayo de 2018 | Veintiocho días mintiendo. No existen noticias de que en el panorama europeo, quizá mundial, un político se tire veintiocho días mintiendo a sabiendas sin que su partido lo fulmine.Claro que estamos hablando del PP en el ámbito nacional, que es lo mismo que decir el rey de la mentira. Cuesta trabajo entender que un partido que viene sufriendo día tras día el acoso de la corrupción, que lo está minando en su credibilidad, reincida manteniendo en su puesto a Cifuentes, que ha demostrado pertenecer a lo peor de la política.El lamentable episodio del máster es el merecido broche de oro a una carrera política construida sobre la desgracia de los demás. Donde caía alguien del PP en Madrid, sea en la Comunidad, sea en el partido, allí estaba Cifuentes para heredar.

Ir al listado completo de artículos...

Boletín Informativo

Toda la actualidad sobre información jurídica y nuestras novedades a través de su mail

Quiero suscribirme

2009 © LAS XII TABLAS Todos los derechos reservados

Aviso Legal | CSS 2.1

 

Desarrollado por Vorago Tecnología